31 de Mayo de 2022
Noticia

Mas allá del pasto, miremos al plástico.

El trabajo que se propuso mirar el plástico más allá del pasto, propone que el silo bolsa es una métrica de intensificación para la ganadería bovina de base pastoril, por lo que investigadores del Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido (IIACS) del INTA en conjunto con investigadores del Instituto de Ecología Regional (IER) de la Universidad Nacional de Tucumán y el CONICET mapearon regionalmente este sistema de almacenamiento de forraje con una precisión del 85%. También analizaron su implicancia en los procesos ambientales.

Ing. Agr. Pedro Fernandez, investigador del Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido
Compartir
+A -A

El primer objetivo de este trabajo fue mapear los silos bolsa combinando algoritmos de machine learning con imágenes satelitales de la colección de Sentinel-2 (tecnología gratuita y disponible para cualquier usuario). El segundo objetivo fue probar si este objeto espacial, inexplorado desde la teledetección y los análisis regionales, representa una métrica que permita explicar la densidad de la ganadería y el tipo de sistema productivo bovino de carne. “Lo resultante es que sí es una métrica importante, es una variable, que después de la superficie de pasturas es la más importante para explicar la densidad ganadera y el tipo de sistema productivo” apuntó Pedro Fernández, investigador del Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido con sede en Leales, provincia de Tucumán.

¿Cómo inciden los silos bolsa en la emisión de gases de efecto invernadero?

Los investigadores del IIACS también modelaron todo el sistema productivo, evaluando el impacto del silo de maíz en diferentes aristas de la producción bovina. “Lo que entendimos es que los sistemas que utilizan silaje en la región del Chaco Seco pueden soportar una mayor carga animal, con incrementos significativos en la producción de kilogramos de carne por hectárea. En consecuencia, existe también una mayor emisión de gases de efecto invernadero por hectárea, pero con menor intensidad de emisiones (esto es la emisión por unidad de producto obtenido), que es un indicador muy utilizado para medir la eficiencia ambiental” explica José Nasca, investigador involucrado en el trabajo.

En consecuencia, identificar a nivel regional la magnitud del uso del silo bolsa en ganadería, permitirá mejorar el diagnóstico y la cuantificación de métricas como la emisión de gases y la producción de carne. “Además, este trabajo puede ser útil para diseñar políticas que promuevan la intensificación ganadera o la resiliencia de estos sistemas frente al cambio climático. Cuando hablamos de gases de efecto invernadero, hablamos de gases como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso.

Otro ejemplo práctico del estudio del silaje para hacer estimaciones regionales, puede ser la estimación del inventario de gases de efecto invernadero y que indican cuanto emite Argentina en su actividad bovina, probablemente las estimaciones tengan diferencias significativas si se identificara productor a productor en regiones enteras el uso o no uso de silo para la alimentación animal” prosiguió Pedro Fernández, investigador del IIACS.

Este estudio se hizo a nivel regional en un área de 18 millones de hectáreas que abarcan la provincia del Santiago del estero, el chaco salteño y el chaco tucumano. Fue una colaboración entre el Instituto de Ecología Regional, el INTA y co-financiado por el INTA, el CONICET, REFORCHA (proyecto de investigación belga), y FUNDACIÓN CUOMO.

Estudio que sirve como disparador para otros

De manera complementaria, este estudio genero un precedente que dispara muchos análisis posibles a su alrededor como por ejemplo el análisis de resiliencia de la ganadería. Se podrían hacer estimaciones a nivel regional de la respuesta de los sistemas productivos con diferentes niveles de reservas confeccionadas ante eventos como las sequías. También se podría explorar si la intensificación a través de la conservación de forraje y la suplementación estratégica ayuda o no a evitar la degradación de pasturas, o de bosques aledaños que en muchas ocasiones se usan como fuente de forraje en el invierno, siendo estos aspectos de trabajo del IIACS.

La importancia del plástico en los paisajes agrícolas

En la actualidad el plástico es un componente importante de los paisajes agrícolas, y cada vez hay más estudios que intentan mirar el rol de este componente en procesos de escala regional.

La superficie del plástico crece aproximadamente en 20 millones de hectáreas por año, sobre todo para la agricultura intensiva, pero cada vez más para la extensiva y el uso de los silos bolsa en la ganadería es un componente cada vez mas importante que hasta ahora no había sido cuantificado a nivel regional. Las características espectrales del plástico permiten que sea posible detectarlos con satélites.

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Tucumán
Personas mencionadas: Pedro David FERNANDEZ, Jose Andres NASCA
Temas